קהילת עונג שבת מדריד Sinagoga Reformista de Madrid
   
  קהילת עונג שבת Comunidad Judía Liberal de Madrid Oneg Shabat
  Parashat Bo 5768
 

Parashat Bo

El Secreto en la Educación de los Hijos
Por. Rav Baruj Mbazbaz

Al comienzo de esta parashá, D-os le ordena a Moshé que regrese a lo del Faraón para advertirle que enviará una nueva plaga, pero a la vez, D-os le informa a Moshé que endurecerá el corazón del Faraón para que no deje salir al pueblo, y así poder enviar más plagas.
Luego, la Torá nos informa cuál fue la intención de D-os al incrementar las plagas en la tierra de Egipto: "Para que le relates a tu hijo, y al hijo de tu hijo, cómo Yo he hecho burla de Egipto y las señales que he puesto en ellos, para que ustedes sepan que Yo soy D-os" (Shemot 10:2).

Es decir, que las plagas no tuvieron por objetivo solamente castigar al pueblo egipcio, sino que D-os quería también que el pueblo de Israel vea Su grandeza y la transmita a todas las generaciones.

Y así encontramos al final de la parashá (Shemot 13:8): "Y le contarás a tu hijo en aquel día diciendo: Con este propósito D-os nos liberó de Egipto".Rashí nos explica que la intención de este versículo es ordenarle a los padres que le cuenten a sus hijos que el pueblo judío fue redimido de la esclavitud egipcia con el propósito de que cumpla en el futuro las mitzvot de comer la matzá, el maror y el sacrificio de Pesaj en la noche del Seder.

En otras palabras, D-os no nos sacó de Egipto meramente porque consideró inmoral o injusto que un pueblo sea esclavizado por otro.La Torá nos enseña que la razón principal por la cual D-os liberó al pueblo de Israel de la tierra de Egipto fue para entregarnos la Torá - guía de nuestras vidas - para que cumplamos con Sus mitzvot, y además obtener una libertad espiritual, amén de la física. Cabe destacar que este versículo le fue ordenado a Moshé para transmitirlo al resto del pueblo, la noche anterior al día de la salida de Egipto.La intención era transmitirle a la juventud antes de su liberación el verdadero motivo por el cual D-os nos iba a liberar de la esclavitud física, y de esta manera, se asentaría en sus corazones la importancia de recibir la Torá, despertando en ellos el anhelo de llegar rápidamente a ese momento tan importante, que consagró a Israel como el Pueblo Elegido.

El versículo anteriormente citado dice: "Y le contarás a tu hijo en aquel día diciendo…", y los Sabios nos enseñan que la Torá se refiere concretamente a la noche de Pésaj.

La mitzvá más importante que tenemos en la noche del Séder es contar a nuestros hijos sobre lo terrible que fue la esclavitud en Egipto durante 210 años, y cómo milagrosamente Dos nos liberó de allí, para después entregarnos la Torá que nos mantiene como pueblo hasta hoy en día.

En la Hagadá decimos: "… y cuánto más se extienda la persona en el relato sobre la salida de Egipto, más será alabado". Al extendernos en los relatos de la dura esclavitud y la milagrosa liberación, nuestra intención es asentar y acrecentar dentro nuestro y de nuestros hijos, nuestra emuná en D-os, Quien dirige todo lo que ocurre en el mundo.

Esta parashá nos enseña que debemos transmitir a nuestros hijos y nietos la grandeza de D-os, enseñándoles que en cada evento de la vida debemos ver Su mano, al inculcarles que en el mundo no existen las "casualidades". Por otro lado, podemos ver que un punto fundamental en la educación de nuestros hijos es explicarles la razón de cada mitzvá que hacemos, y obviamente, responder a todas sus inquietudes.La responsabilidad que tenemos los padres en la educación de los hijos es muy grande, pues debemos encontrar la manera apropiada para poder transmitir a cada uno de ellos la importancia de los valores que nos ordenó D-os en la Torá.

Profundizando en la historia de Abraham Avinu, podemos apreciar cuán importante es para Boré Olam la educación de los hijos.A pesar de que Abraham pasó diez pruebas muy difíciles para demostrar que su emuná en D-os era verdadera, D-os no le dijo que lo amaba y lo eligió por este motivo, sino porque Abraham estaba dispuesto a educar a sus hijos por el mismo camino de fe que él se encaminó: "porque Yo tengo la certeza de que ordenarás a tus hijos y a tus familias que cuiden el camino de D-os, para hacer caridad y justicia".


Fácilmente entender por qué D-os valoró más la educación que Abraham le dio a su hijo, que todos los sacrificios que hizo por Él.A pesar de que Abraham estuvo dispuesto a dar su vida por amor a D-os, si su hijo no hubiera seguido su camino, ese amor tan grande a D-os no hubiera tenido continuidad.


Pero la pregunta que sinceramente debemos formularnos es: ¿Cuánto nos esforzamos por educar a nuestros hijos en el camino de la Torá?


En el libro de Mishlé el versículo dice: "Educa al joven según su forma de ser, pues aunque envejezca no se apartará de ella".

El Rey Shelomó nos enseña aquí que para educar correctamente a nuestros hijos tenemos que conocer bien sus características personales, y en base a ellas, buscar cómo inculcarles los valores de la Torá.Y la única manera de poder conocer profundamente a los niños, es hablando con ellos y prestando atención a sus comportamientos y actitudes.

Lamentablemente, hoy en día son muchas las familias en las que no existe una buena relación entre padres e hijos, y cuando los padres se dan cuenta de que es absolutamente necesario acercarse a sus hijos para tener un buena relación con ellos, y deciden cambiar el enfoque, ya es demasiado tarde.

Uno de los puntos por los cuales nos estamos equivocando - sin darnos cuenta - es por el hecho de introducir la televisión a nuestros hogares.

Puede ser que al escuchar o leer esta afirmación, nuestra reacción espontánea sea exclamar: "¿Qué tiene de malo? ¿Acaso no hay que estar conectado con el mundo? ¿Si no miro noticieros cómo me enteraré de las noticias?".

Ante todo tenemos que saber que todo cambio en la vida conlleva un esfuerzo, pero tenemos que ser sinceros con nosotros mismos y examinar los dos lados de la moneda: por un lado debemos verificar cuánto aporta la televisión en la educación de los hijos, y por el otro, cuántos daños yperjuicios conlleva.
Hay quienes dicen que usan la televisión para mirar solamente los programas educativos y los noticieros, pero la pregunta es si sus hijos piensan lo mismo. Por otro lado, ¿cuántas horas al día le quita la televisión a nuestra vida familiar? Puede ser que las madres estén contentas de tener una niñera desde que sus hijos llegan de la escuela hasta la hora de irse a dormir, pero todos juntos - padres y madres - deben pensar si eso es lo que realmente quieren para sus hijos.

Alcanza con imaginarse una escena típica: El padre llega a la casa del trabajo, la madre inmersa en sus ocupaciones, los hijos hipnotizados delante de la pantalla a color, y repentinamente la madre eleva la voz diciendo: "¡Saluden a papá que acaba de llegar!".

Después de escuchar la sentencia, los niños se levantan con mucho esfuerzo por tres o cuatro segundos aproximadamente para dar un beso a su papá, y vuelven rápidamente a sentarse para no perderse nada del programa. Más tarde, al llegar la hora de la cena, el padre no tiene tiempo de hablar aunque sea media hora con sus hijos pues no puede perderse el noticiero, ya que después de un arduo día de trabajo necesita relajarse un poco, y además tiene que enterarse de todo, incluso si la temperatura subió o bajó en Alaska. Y luego viene la película… o algún programa deportivo (pues es muy sano practicar deportes).

Día tras día, este mismo cuadro se repite, y sin darnos cuenta se va pasando el tiempo que tenemos para disfrutar de nuestros hijos y de nuestra pareja mediante una charla amena, en la cual podemos intercambiar experiencias y sentimientos.

Pero la falta de comunicación entre padres e hijos no es el único problema.En uno de sus discursos presidenciales, después de una semana en la cual varios jóvenes asesinaron a sus compañeros de escuela, el ex presidente de los Estados Unidos - Bill Clinton - comentó:

"¿Qué le sucedió a la sociedad americana, que sus niños se volvieron asesinos? Gran parte de la responsabilidad la tiene Hollywood" - respondió."No es extraño que las encuestas muestren que nuestros hijos se vuelven cada vez más violentos, si la violencia se encuentra en todo lugar.Sobre la pantalla de la televisión, sobre la computadora y hasta en la música popular… En cuanto al asesinato, ése es el tema principal que le transmiten a la familia, y los niños ven una y otra vez discusiones - tanto en el cine como en la televisión - que se solucionan con la ayuda de las armas. No nos debería llamar la atención que nuestros hijos actúen acorde a lo que ven sus ojos".

El día 11 de enero de 1996, el diario israelí Maariv publicó la siguiente nota:
En Alemania se descubrió una rebeldía hacia la televisión. Mensualmente miles de ciudadanos tiran sus televisores, pues repentinamente descubrieron que se puede disfrutar de la vida sin ese aparato. Se habla de un comportamiento que comienza a llamar la atención de los sociólogos y de los directores de canales de televisión. Cada mes, miles de ciudadanos alemanes deciden tirar el televisor y vivir sin este problema interminable.

Hans Vooder, un famoso cantante alemán que se autodefinió como adicto a la televisión, declaró: "Fue realmente difícil, pero para salvar mi matrimonio estuve obligado a tirar el televisor a la basura, pues ese fue el ultimatum de mi mujer.La adicción a la televisión es igual a la de las drogas o el alcohol, y lo peor es que de tanto mirar, uno se vuelve pasivo y no puede ya pensar. Recibes todo lo que sale de ese aparato como la única verdad.

"Junto a mi mujer organizamos reuniones con nuestros amigos, como alternativa al televisor. Hemos encontrado la felicidad a partir del momento que sacamos ese aparato de la casa. Nuestros hijos descubrieron su capacidad creativa, nosotros volvimos a leer, la familia está más unida y mi esposa vive feliz".

Por lo menos un millón y medio de alemanes no tienen televisión en sus hogares y no por problemas económicos, sino por convicción propia.

Sociólogos que estudiaron este comportamiento dijeron que los que no tienen televisión en sus hogares están ubicados en el nivel más alto de inteligencia y se distinguen por tener un nivel intelectual más alto del promedio. Por otro lado, los expertos sostienen que este fenómeno se va incrementando día a día, y se está expandiendo a otros países como Suiza, en donde miles de personas ya no tienen televisión en sus casas.

Por todo esto, es importante poner énfasis en lo que nos enseña esta parashá: la importancia de la transmisión de nuestros valores mediante una conversación continua e ininterrumpida entre padres e hijos.

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Sinagoga Reformista de Madrid