קהילת עונג שבת מדריד Sinagoga Reformista de Madrid
   
  קהילת עונג שבת Comunidad Judía Liberal de Madrid Oneg Shabat
  Medio ambiente
 

El medio ambiente (1)
Por el Rabino Hillel Avidan

La amenaza de la destrucción global mediante la contaminación y el agotamiento de la Tierra

Para un judío, debe motivarse más la conciencia ecológica que el interés propio ya que el judaísmo siempre ha expresado una profunda preocupación para el bienestar medioambiental. Dicha preocupación es concomitante a la creencia en Un Creador que está deseoso de incluir a la humanidad dentro de un programa continuo de cuidado del planeta. En Génesis 1: 26 se le otorga a la humanidad el dominio sobre el resto de la creación, excepto sobre esa palabra.

De esta prohibición se sacaron muchas otras las que en total sirven para prevenir la destrucción gratuita y desenfrenada de lo que es útil para la humanidad. Juzgar lo que es útil no puede excluir los ataques al medio ambiente porque al atacar la naturaleza nos atacamos a nosotros mismos. Todas las medidas para proteger el medio ambiente se encuentran subsumidas en el término Bal Tashjit (no destruirás). D-s tomó a Adán y lo puso en un jardín... para que lo cultivara y lo guardara (Génesis 2: 15). Este versículo concede el derecho a los humanos a trabajar la tierra y extraer su riqueza, siempre y cuando la cuiden y la preserven. El mandamiento de dejar que la tierra esté en barbecho cada siete años (Levítico 25: 4) demuestra una preocupación y sensitividad por el suelo muy raramente encontrada entre los agricultores modernos. La obsesión por el deseo de producir cada vez mayores cantidades de comestibles, incluso en Europa donde los excedentes indeseados han estado siendo almacenados a un gran coste, lleva a los agricultores de hoy a agotar el suelo y a envenenar las cosechas con fertilizantes químicos y pesticidas. El consumidor, humano o animal, también se envenena.

Las sociedades de consumo actuales presionan enormemente para que exista un delicado equilibrio medioambiental. La creciente incidencia de desastres ecológicos debería influenciarnos para que disfrutemos de la Tierra con moderación.

La postura del judaísmo liberal con respecto a los problemas del medio ambiente son esencialmente las mismas que las de otras formas del judaísmo y, de hecho, los líderes ortodoxos, conservadores y reformistas han tomado parte en relacionar las enseñanzas del judaísmo a las preocupaciones ecológicas de la actualidad. Sin embargo, al tomar en cuenta el grado en el que nuestros fundadores hicieron hincapié en la ética justifica que afirmemos que los judíos liberales tenemos la responsabilidad de ser vanguardistas en todo lo que concierne a los problemas morales. Lo ideal sería que nos posicionáramos junto con aquéllos que defienden un medio ambiente más saludable y, como mínimo, que trabajásemos con quienes se preocupan por el futuro del planeta. Y D-s vio todo lo que había hecho y consideró que era bueno (Génesis 1:31). La Tierra es buena y con la ayuda de un número suficiente de seres humanos responsables seguirá siéndolo.

En marzo de 2000, la Union of Liberal and Progressive Synagogues (ULPS) se comprometió con tres nuevas iniciativas medioambientales en asociación con la World Wide Fund for Nature y la Alliance of Religions and Conservation. La ULPS apoyó la campaña Climate Savers (salvadores del clima) sobre el calentamiento globa y al Forest Stewardship Council (FSC) sobre el uso responsable de los árboles. Además, lanzamos una campaña con el fin de que nuestros edificios no perjudiquen el medio ambiente y que nuestras comunidades estén más alertas. La ULPS tuvo una participación destacada en el congreso de la WWF-ARC Sacred Gifts en Katmandú, Nepal, en noviembre de 2000.

A continuación, incluimos una lista en la que sugerimos tomar ciertas acciones. Dicha lista es relevante al momento de redactar este documento, pero requerirá de revisión periódica, puesto que surgen nuevos problemas y desaparecen otros.

1. Evitar el uso de aerosoles que contengan clorofluoro-carbonos.
2. Evitar el uso de gasolina con plomo.
3. Evitar el uso de agentes limpiadores tóxicos.
4. Evitar el uso de fertilizantes químicos, pesticidas y herbecidas en jardines y pedir que se prohíba su uso en parques públicos o granjas.
5. Establecer en jardines procesadores de desechos orgánicos y proveer fertilizantes orgánicos.
6. Utilizar productos agrícolas orgánicos y motivar la agricultura orgánica.
7. Reciclar papel, cartón, plásticos, cristales u otros materiales reciclables.
8. Utilizar papel u otros materiales reciclados.
9. Comprar artículos o productos que no tengan demasiado envoltorio.
10. Evitar el uso de maderas que provengan de bosques en peligro. Comprar maderas con el sello del FSC.
11. Apoyar proyectos de reforestación.
12. Cuestionar hasta qué punto y para qué se utilizan animales para fines científicos.
13. Evitar la compra de animales importados que puedan poner en peligro la fauna local.
14. Evitar comprar pieles de animales.
15. Evitar la compra de marfil o productos de ballenas.
16. Evitar el consumo de peces menores del tamaño legal.
17. Pensar en el vegetarianismo como un posible estilo de vida, o por lo menos, reducir el consumo de carne animal.
18. Utilizar materiales aislantes en la construcción de casas y tuberías para evitar la pérdida de calor.
19. Caminar, utilizar la bicicleta o medios de transporte público en vez del coche, cuando sea posible.
20. Evitar el uso de latas no reciclables.
21. Comprar productos de mejor calidad, que sean más duraderos. 

(1)  Traducido y adaptado de The Environment, en www.liberaljudaism.org  por Ilán Goldberg.

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Sinagoga Reformista de Madrid